ESPECIAL MUNDO EXTRAÑO: Tomasín, el Rambo de Tineo.

El 4 de septiembre de 2011 La Llaneza (pueblo del concejo de Tineo, Asturias) amanecía con otra funesta noticia¹: Manuel Rodríguez Villar, ganadero, aparecía muerto en una cabaña con una herida en la cabeza. Todo era confuso. Se desconocía el origen de la herida así como el paradero de su hermano, Tomás, que vivía en la cabaña como un ermitaño.

El día siguiente se informó de las exequias del fallecido, así como de la infructuosa búsqueda de su hermano por la Guardia Civil. Algunos vecinos lamentaban la pérdida de Manolo; otros volvían a destacar -en un bellísimo eufemismo- que “Tomasín no está en condiciones mentales óptimas”. No obstante, la Guardia Civil seguía sin tener un sospechoso claro.

Once días después de la muerte, el 13 de septiembre, la Guardia Civil intensificaba las batidas por el monte con perros tras más de una semana de búsquedas sin resultado. Tomás conocía la montaña e incluso disponía de cuevas en las que solía pasar temporadas. Sin nada claro todavía, los agentes intentaron la Conexión Portugal mientras seguían con la búsqueda de Tomasín (el cual había sido avistado en las cercanías). Algunos medios nacionales publican la noticia del prófugo, pero el suceso empieza a disolverse en la prensa sin mayor interés.

Es entonces, un mes más tarde, cuando explota la épica.

El 14 de noviembre el periódico La Nueva España publica la noticia “TOMASÍN, EL ÚLTIMO COMANDO”, en la que se hacen eco de la más reciente novedad del caso: Las cámaras de seguimiento del oso pardo graban a Tomasín con poncho, casco militar y unas botas dando esquinazo a la Guardia Civil.

Salta la liebre y se confirma que Tomasín, ahora sí principal sospechoso, lleva 46 días evitando batidas diarias de la Guardia Civil. Incluso bajando a comprar conservas y embutidos moviéndose por el pueblo en taxi. Empieza además a surgir cierta simpatía popular por el tipo que lleva mes y medio toreando a más de 40 agentes de las fuerzas del estado.

Finalmente, tras 57 días echado al monte, Tomasín es detenido en la “Operación Altasierra” y recibido entre aplausos por sus vecinos. Para entonces los medios regionales y nacionales (por favor, especial atención a la MARAVILLOSA pieza audiovisual que acompaña la noticia del ABC) ya le habían bautizado como “El Rambo de Tineo”.

image

Días después, Tomasín confiesa haber matado a su hermano porque éste le maltrataba reiteradamente; certificando incluso por médicos y conocidos haber sufrido hasta 4 roturas de tabique nasal. Se reveló además que la muerte se produjo por un arma de fuego fabricada por el propio Tomasín. A estas alturas el diario El Comercio publica la retrospectiva titulada “Yo perseguí a Tomasín” en la que se mencionan jugosos detalles como su colección de casetes de “Los Chunguitos” o los 35.000€ que escondía en dos botes de Cola-Cao. También gracias al Comercio sabemos que para defenderse usaba una pistola hecha con un grifo.

La última noticia de la historia ocurre el pasado martes 11 de febrero de 2014, día en el que se abrió el juicio contra Tomás. En un loco giro de guión, Tomasín negó el homicidio y omitió los abusos de su hermano; dejando completamente vendido a su propio abogado. No obstante, el jurado popular apreció la legítima defensa y la causa quedó vista para sentencia.

Para terminar y quedando expectantes de la pena que se imponga; Mundo Extraño aplaude con vehemencia a todos los continuadores del espíritu celtibérico que tomaron parte en esta maravillosa historia de crímenes rurales.

¹ La semana anterior había fallecido una vecina en un accidente no relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *