Enlace

El obispo de Cerecea, todo un misterio

Durante el verano de 2012 se anduvo a vueltas con un obispo que llevaba varios años oficiando las misas de la romería de un pueblo de Piloña (Asturias). Inquietos a causa de sus atributos obispales -una mitra y un báculo muy peculiares- algunos se dedicaron a indagar en su identidad.

El obispo resultó ser un camarero madrileño que, gracias a la supuesta condición de ilustrísima, pasaba los veranos en Cerecea comiendo por la patilla. Por si eso fuera poco reseñable, al ser acusado de impostor se defendió alegando ser obispo del Palmar de Troya; tal y como se indica en la noticia convenientemente titulada “¿Antoñito obispo? No me hagas reír”.

Tan sólo cuatro días después, en un bello capricho del destino, otro supuesto obispo fue detenido en Asturias por estafa bancaria. En este caso un tal Christian Lambert, polaco de 40 años que decía ser obispo de la Sociedad del Papa León XIII.

Asturias, 6 de junio de 2012.

El obispo de Cerecea, todo un misterio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *