Enlace

‘Sobreviví bebiendo sangre de tortuga’

Esta historia comienza en 2012, cuando José Salvador Alvarenga y su compañero Ezekiel Córdoba naufragaron al norte de Chiapas.

13 meses después, Alvarenga fue encontrado a la deriva en Micronesia. Desorientado y sobre una pequeña embarcación de 7 metros, afirmaba haber sobrevivido gracias a animales salvajes. En la crónica que enlazamos arriba puede leerse cómo Ezekiel murió de sed y hambre y cómo él consiguió sobrevivir gracias al agua de lluvia y a la sangre de tortuga. Un mes más tarde, cuando acudió a conocer a la familia del fallecido, supimos por boca de su abogado que el cadáver fue arrojado al océano. La crónica nos deja además una perla de ética periodística con un product placement como colofón final

Lectores suspicaces tal vez se pregunten cómo es posible que uno muera famélico y deshidratado mientras el otro aguanta 13 meses; nosotros, sin embargo, preferimos soñar con la epopeya de la caza de tortugas para sobrevivir.

México, 3 de febrero de 2014.

‘Sobreviví bebiendo sangre de tortuga’

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *