Ocurrió en julio de 2014

Sospechábamos que el verano nos iba a poner las cosas difíciles a la hora de elaborar el informe. Todo parece indicar que la Locura Planetaria está centrada en producir un clima demencial, desatendiendo todas las demás parcelas de la realidad. No obstante, a pesar de lo mucho que nos flipa el tema, evitaremos llenar hueco hablando de meteorología.

Por supuesto entre lo más destacable está la celebración de nuestro semiversario con el Especial Puertas Abiertas. Una semana de maravillas seleccionadas y presentadas por seguidores de esta casa, cuyos óleos ya decoran las paredes de los Archivos.

Tómese un minuto, querido visitante, para deleitarse nuevamente con dicha selección de historias.

¿Ya? Bien, sigamos.

A lo largo de julio hemos reseñado alguna de las perlas que ha producido este mes: Hemos hablado de bombas en pinares turolenses, civilizaciones desaparecidas y posibles civilizaciones emergentes (o eso deseamos).

Sea como fuere, siempre se quedan algunas cosillas por el camino. Bien porque carecen de entidad suficiente para una entrada propia, o bien porque los robots son incapaces de organizar un calendario debidamente. En ningún caso responsabilidad de los autores, como es lógico.

Entre esas historias de tintero tenemos:

9 de julio

Corneado en sanfermines el coautor del libro “Cómo sobrevivir a los toros en Pamplona”

Detalles que nos demuestran que a la vida no le falta sentido del humor. En este caso el detalle fueron 500kg de ironía clavando sus cuernos en el muslo del norteamericano. Un pronóstico de baja gravedad que, además, sirve para recordar que Hemingway sólo hubo uno.

16 de julio

Detenida por hacerse un kayak-vagina con una impresora 3D

Vale, a ver cómo explicamos esto. Una artista japonesa organiza un crowdfunding para hacerse un “pussy-boat”: Una especie de piragua a imagen de su propia vagina (no se pierdan los esquemas para explicar el proyecto). El plan consistió en sacar una foto a su genitales y luego utilizar una impresora 3D para reproducirlos a escala. Aquí está  Rokudenashiko feliz con su chochobarco:

image

A partir de ahí empiezan los problemas. Japón tiene unas fortísimas leyes anti-obsecenidad que prohiben la reproducción de órganos sexuales. Lo curioso es que unas semanas antes las autoridades permitieron mantener tebeos con dibujos sexuales de menores; lo cual parece un doble rasero bastante vergonzoso (y un tanto aterrador).

Aquí nos gustan el arte y… ehm… los barcos, así que estamos a tope con Rokudenashiko. En palabras del inmortal Fary: «Si la chavala camela navegar en una vagina, pues déjala»

27 de julio

Una misteriosa mujer de negro está cruzando EEUU a pie

Viste de negro, no habla y ya ha sido avistada a lo largo de cuatro estados. 800 y pico kilómetros andando y multitud de fotos y vídeos para dar fe de ello. ¿Misión religiosa? ¿Avería mental? Si fuese dejando un rastro de desaparecidos nosotros apostaríamos por novela de Stephen King.

Enlace

Muerte por partida de cartas

Tenemos que reconocer que hay gran parte de esta historia que no entendemos en absoluto. Toda, más o menos. Bueno, la de que murió un señor, sí. La de que su esposa sostenía la pistola que se disparó, también. El resto, malamente.

No entraremos, pues, en detalles, pero lo importante es que la señora Bennett mató de dos tiros a su marido después de que este le pegara y amenazara con irse de casa (nótese que solo establecemos la secuencia temporal, no hablamos de causalidad). El motivo de esta agresión (que no era nueva, pues parece ser que él tenía bastante costumbre de golpearla) fue que ella lo insultó por hacerle perder una partida de bridge con los vecinos. Su jugada -que no entendemos en absoluto- fue la peor de las posibles, lo que le hizo acreedor de serios insultos. Eso llevó a que las bofetadas y, según los testigos, a los disparos.

Y decimos según los testigos porque la presunta homicida fue declarada inocente. Aparentemente, tras la pelea la señora Bennett entró en la habitación donde su marido se había ido a hablar con el vecino, empuñando una pistola. El marido huyó al baño, y ella disparó dos veces a través de la puerta. Él huyó, e intentó salir de la casa, pero ella le alcanzó y otros dos disparos acabaron con su vida.

El juez dio por buena la versión de la acusada, en la que ella le llevaba la pistola porque él se iba de viaje, no para siempre, y al tropezarse y caer la pistola se disparó dos veces, con funestas consecuencias. Y mira, si el juez decidió que los agujeros de bala en la puerta del baño no contaban, quienes somos nosotros para llevarle la contraria.

La señora Bennett cobró el seguro de vida de su marido y siguió jugando al bridge muchos años más.

El ludópata de Illuminatus nos puso sobre la pista de esta historia.

Muerte por partida de cartas

Enlace

¡Perdido el control del Satélite del Amor de los Guecos!

Ya tuvimos un primer susto con el Lyubov Orlova, el barco fantasma cargado de ratas reproduciéndose salvajemente que se dirigía a Reino Unido (por cierto, que los guardacostas dicen que se ha hundido, y Uri Geller se ofreció a encontrarlo). Aquello fue relevante por las terroríficas connotaciones que tenía, aparte de por las posibilidades que abría, pero su alcance era limitado (una isla arrasada por las ratas, pero poco más).

Ahora traemos algo en principio inocuo, pero con posibilidades mucho más interesantes. Rusia lanzó un satélite para estudiar el apareamiento de animales en gravedad cero, y han perdido el control sobre él, de forma que no podrán hacerlo aterrizar de forma segura cuando acabe la misión. Ellos están preocupados porque llevan unos cuantos seguidos, y no les apetece que mueran otros cinco animales a su cargo, entre otras cosas porque da un poco de mala imagen del programa espacial ruso. Pero a nosotros lo que nos preocupa (o ilusiona) es la posibilidad (casi certeza, según nuestro Robot de las Probabilidades) de que los guecos vuelvan dentro de varias décadas convertidos en mutantes superinteligentes, tras un viaje alrededor del Sistema Solar. O colonicen un nuevo planeta. 

Según algunas fuentes, los guecos tardan dos años y pico en estar preparados para reproducirse, de forma que al menos tenemos una década antes de que su número alcance cifras preocupantes. Sin embargo, no hay que olvidar que algunos guecos se reproducen por partenogénesis, un mecanismo especialmente indicado para colonizar rápidamente nuevas islas. ¿Y qué es un planeta sino una isla en el espacio?

Deseamos a nuestros futuros líderes reptilianos (¿o no tan futuros?) un agradable viaje por el espacio, y rogamos a las potencias mundiales que no les impidan alcanzar su destino manifiesto.

¡Perdido el control del Satélite del Amor de los Guecos!

Imagen

La enorme figura humana, que se apoya en lo que parece ser un drakkar tamaño tabla de surf es Gudrid Thorbjarnardóttir, nacida alrededor del año 980 en Islandia. Esa circunstancia, junto a un padre que, aunque pobre, no aceptó que se casara con un rico hijo de esclavos (el dudoso honor antes que el alivio financiero) la llevaron a irse con Erik el Rojo a Groenlandia.

La historia no está del todo clara, pero parece que se casó con un mercader noruego, Thorir, que murió. Así que ella se casó con Thorstein Eriksson, hijo de Erik el Rojo. Esto, a su vez, la llevó a Vinland, lo que ahora es Canadá, porque Thorvald, hermano de Thorstein, había muerto allí, y querían recuperar el cadáver. Así que Gudrid, tras haber contribuido a la fundación de la primera colonia en Groenlandia, hizo lo mismo en el Nuevo Mundo.

Dado que toda la información sobre Gudrid viene de la Saga de Groenlandia y la Saga de Erik el Rojo, hay algunos puntos de divergencia y periodos en los que no está muy claro qué pasó con ella. Sí parece que fue la primera mujer europea en dar a luz en América, a su hijo Snorri, fundador de una estirpe de obispos cuando llegó la cristianización.

También hay cierto acuerdo en que, tras dos años de colonia vikinga en Canadá, los combates con los nativos, a los que llamaron skraelings, hicieron que se lo pensaran mejor y se volvieran a Groenlandia. Mientras, Thorstein, marido de Gudrid, había muerto, pero solo para aparecérsele en sueños y decirle que haría un viaje, a Islandia, Noruega y luego al sur, para volver y vivir en una iglesia que habría en sus tierras.

La verdad es que parece tratarse de un fantasma muy cuidadoso con los detalles, porque todo se cumplió: Gudrid se convirtió al cristianismo, dejó la colonia y viajo al sur, a Roma, donde se especula sobre si conoció al Papa. Especulación completamente gratuita y nunca probada, pero estas cosas le dan vidilla a una historia, así que afirmaremos sin tapujos que bebieron hidromiel y ella le ofreció consejos para calafatear barcos a cambio de sus santas palabras sobre cómo hacer una buena salsa de tomillo y miel para la carne asada.

Tras esta productiva y completamente ficticia reunión, Gudrid volvió a Groenlandia, donde se hizo monja y vivió en la iglesia que su hijo Snorri había construido mientras tanto, cumpliendo las palabras de su fantasmal padre.

Ojalá la vida de Gudrid y sus múltiples idas y venidas les inspire para viajar a continentes desconocidos, despachar con algún Alto Padre, cumplir profecías de vikingos muertos o algo similarmente provechoso en estas fechas estivales, queridos lectores.


Mundo Extraño vuelve la semana que viene.

Enlace

26 mujeres enamoradas de sacerdotes escriben al Papa para que quite el celibato

En Mundo Extraño somos muy partidarios de que el amor triunfe, ya sea de manera romántica, cortés o poliforme. Pero también somos grandes defensores de las tradiciones arcaicas y dañinas, así que en este particular no sabemos qué hacer.

Nos gusta, desde luego, el apelativo “las rivales de Dios”, así como la idea de un conciliábulo de mujeres tendiendo una trampa al Papa para seducirlo y chantajearlo. Quizá eso no esté en el artículo enlazado, pero debería.
Si esa es la herramienta utilizada para terminar con el celibato, pueden contarnos entre sus más firmes partidarios.

Roma, 19 de mayo de 2014.

26 mujeres enamoradas de sacerdotes escriben al Papa para que quite el celibato

Enlace

Un banquete de boda acaba en batalla campal por razones políticas

Cualquiera que haya crecido en la zona rural conoce alguna de esas bodas en las que no sólo el cura reparte las hostias.

Es algo típico. En el norte casi obligatorio.
No obstante, la noticia nos regala esa base costumbrista con un bellísimo plus de conflicto político al puro estilo españaza cainita.

Tenemos una boda entre vascos y vallisoletanos, un cantautor euskaldún y un banquete terminado en reyerta. Metáfora perfecta de las Dos Españas (con barra libre de por medio). El resultado final fueron cinco heridos, dos detenidos y álbum de boda precioso.

No vamos a romper una lanza en favor de nadie, pero tampoco sabemos cómo reaccionaríamos nosotros sin nos colasen canciones regionales en medio de la celebración. Por otra parte, puestos a elegir, preferimos una boda con Ertzaintza antes que una con la Tuna, dónde va a parar.

En lo puramente personal estamos orgullosos de haber evitado cualquier chiste con “Donostia”.

San Sebastián, 30 de octubre de 2012.

Un banquete de boda acaba en batalla campal por razones políticas

Enlace

Meteoritos a la carta

Ahh Internet, bazar de maravillas. El sitio en donde lo mismo puedes comprar una tenia para ingerirla como método de adelgazamiento que contratar sicarios bolivianos (dicho lo cual, tal vez deberíamos hablar algún día de la Internet profunda y la Ruta de la seda).

Sea como fuere, de lo que hablamos hoy es de algo más trivial y accesible: un catálogo de aerolitos a la venta. Porque la cerámica de Talavera de la Reina está bien, pero un meteorito de Marte está mucho MEJOR. Y más si el pedrusco se tiró 700.000 años dando vueltas a la Tierra.

Al final de la noticia nos enteramos de que el dueño es coleccionista de cómic, lo cual podría explicar la necesidad de vender piedras cósmicas a precio de oro. O bueno, igual no tanto. Para la condrita africana de 6 kilos se prevé una venta de apenas 6.000 euros.
Calderilla si lo comparamos con la majestuosidad de tener la infinitud espacial en la salita de estar.

La Haya, 16 de julio de 2014.

Meteoritos a la carta

Enlace

Descubierta una civilización perdida en el desierto de Atacama

Cada vez tenemos más claro que Atacama es el Disneylandia de las cosas enterradas. Recordemos: no hace ni 6 meses se descubrió un cementerio de ballenas en medio del desierto.

Lo descubierto ahora, por eso de subir el listón, es directamente una cultura entera. Concretamente una que data de entre los siglos IV y VII después de Cristo (esto es, más o menos, mientras aquí se repartían el pastel musulmanes y visigodos).

El hecho de seguir haciendo descubrimientos inesperados (aunque todavía no tengamos claro qué significan) es una de las cosas que más nos inspira la sensación de vivir en un mundo extraño. Ese sentido de La Maravilla al que no dejamos de apelar y que, a veces, se dispara de forma genuina y pura con el simple descubrimiento de unos huesos en medio de un desierto.

De momento no hay mucho más que contar, ya que los arqueólogos polacos todavía siguen haciendo… em… cosas de arqueólogos. Lo que sí sabemos, es que ahora mismo el listón de Atacama está francamente alto. Quedaremos muy decepcionados si el próximo descubrimiento no llega a la altura de tecnologías desconocidas o construcciones no euclidianas.

Lima, 5 de julio de 2014

Descubierta una civilización perdida en el desierto de Atacama

Imagen

En 1517 Francisco Hernández de Córdobadescubría” la península de Yucatán. Y matizamos descubría por dos razones: primera, porque a la gente que vivía allí ya les constaba la existencia de Yucatán. Y segunda, porque entre esa gente había dos españoles.
Un momento ¿Cómo? ¿Entonces la historia está mal? Pues no, pero.

Gonzalo Guerrero había nacido sobre 1470 en Palos de la Frontera (Huelva). De aquella el mundo todavía era plano y más allá de Gibraltar había dragones; así que el joven Gonzalo optó por meterse a arcabucero en el ejército de los Reyes Católicos. En 1492 participó en la exitosa conquista de Granada, que terminó con Boabdil camino de la Alpujarra llorando como mujer lo que que no supo defender como hombre (sic). Ese mismo año, Colón comprobó que el mundo era un lugar mucho más extraño de lo que creía. Los Reyes Católicos, por su parte, se quemaron las manos de dar palmas al ver el oro que traía el bueno de Cristóbal.

En 1508 las Américas estaban recién estrenadas y lo mainstream era tirarse al mar a conquistar lo que surgiese. Gonzalo Guerrero decide entonces probar fortuna y abandona el ejército poniendo rumbo al Caribe, donde participa en las luchas de poder de Núñez de Balboa.

El 15 de agosto de 1511, tratando de llegar a La Española con una nao almeriense llena de esclavos, su barco naufraga dejando sólo ocho supervivientes en la costa de Yucatán. Por si esto fuera poco, los ocho son capturados por mayas cocomes, que matan y devoran a varios tripulantes. No obstante, Gonzalo y un compañero consiguen escapar; con tan mala fortuna que terminan esclavizados por un grupo distinto.

Durante el cautiverio ambos aprendieron el idioma maya, lo que permitió a Gonzalo ganarse fama entre los indígenas enseñándoles formaciones básicas de combate.

Entre 1511 y 1517, Gonzalo Guerrero fue liberado y vivió entre los mayas de Chactemal, llegando a ser su Nacom (jefe militar) tras emparejarse con la hija del cacique. Durante esta época realizó una transculturización casi completa, recibiendo los tatuajes y perforaciones rituales e incluso entregando a Ixmo su primogénitaa un sacrificio en Chichén Itza. A lo largo de esos años, la mayor parte de combates que lideró fueron precisamente contra los colonizadores.

Y con esto llegamos de nuevo al punto de partida:
Cuando Hernández de Córdoba “descubrió” Yucatán, los rumores volaron y Hernán Cortés se enteró de que entre los indígenas vivían dos hombres de barba (aunque uno de ellos tatuado como un guerrero). Seducido por la ventaja táctica de tener a un cristiano que entendiese a los mayas, empezó a hacer lo posible por contactar con ellos. Cuando al final lo consiguió, Guerrero contestó a los expedicionarios:

«Soy casado y tengo tres hijos. Tiénenme por cacique y capitán cuando hay guerras. La cara tengo labrada y horadadas las orejas ¿Qué dirán de mi esos españoles, si me ven ir de este modo?»

En 1519 Hernán Cortés encontró a dos hombres en Cozumel.
Uno de ellos era Gerónimo de Aguilar, el fraile que documentó esta historia y ayudó a conquistar América como traductor e intérprete maya.

El otro se llamaba Gonzalo Guerrero y era de Huelva.
Murió por el disparo de un arcabuz en 1536, tras pasarse 25 años defendiendo sus tierras de los invasores españoles.

Mundo Extraño vuelve la semana que viene.