Enlace

La desaparición de 400 gnomos causa un escándalo político en Austria

Muy mal tiene que estar la cosa (tanto electoral como en el apartado de Buenas Ideas) para que un partido decida que sus posibilidades de ganar unas elecciones dependen de colocar gnomos con gafas de sol por todo un estado federal.

La verdad es que el que alguien robe los gnomos no nos parece para tanto. Si acaso, un acto de buen vecino y ciudadano. El partido socialdemócrata austriaco, dueño de la ¿horda? ¿Rebaño? ¿Piara? de gnomos no está de acuerdo, y han pataleado, denunciado y acusado al partido conservador del país de estar detrás del robo. Esto ha dado lugar a lo que constituye la guinda en esta entretenida historia: las solemnes declaraciones del líder local del partido popular, en las que ha afirmado que los que hacen acusaciones así sin ton ni son no son mejores que los propios ladrones de los gnomos.

Es decir, lo de robar los gnomos NO ES UNA BROMA. Es un hecho SERIO y, en realidad, delictivo: aunque el valor de cada gnomo no es muy alto (el partido socialista se ha gastado unos 500.000 euros en 20.000 gnomos, por lo que cada uno vale veinticinco euros), la cantidad de los mismos (400 han sido robados) y el hecho de que estén pagados con dinero público hace que la audaz acción convierta a sus autores en criminales perseguidos.

Obviamente, Mundo Extraño está dispuesto a encabezar una campaña para que todos los carteles electorales en España sean sustituidos por flamencas de porcelana.

La desaparición de 400 gnomos causa un escándalo político en Austria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *