Imagen

Paul Hogan, estudiante irlandés de 25 años, saliendo de la galería Tate de Londres el 12 de abril de 1956.

Lo que lleva debajo del brazo es el “Jour D’Été” de Berthe Morisot, el cuadro valorado en 7 millones de libras* que acababa de robar.

El robo fue una protesta político-cultural sobre el trato que se le estaba dando a la herencia de Hugh Lane. Lane había sido un marchante de arte dublinés muerto en 1915, cuyo patrimonio (debido a un problema de testamentos) fue sacado de Irlanda y expuesto en Londres.

Hogan simplemente entró en la galería y con toda la calma del mundo descolgó el cuadro, lo envolvió y se lo llevó. Hizo las cosas de forma tan natural que a nadie se le pasó por la cabeza que lo estuviese robando.

Después del escándalo en portadas el conflicto testamentario se hizo público. El cuadro apareció unos días después en casa de una colega de Paul Hogan, pero la aventura sirvió para que Irlanda y Reino Unido llegasen a un acuerdo: desde entonces y hasta 1999 el Jour D’Été se pasó medio año en un país y medio en el otro. A día de hoy toda la colección se ecuentra en Irlanda.

*El equivalente a 7 millones de libras actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *