Enlace

La armada de los patos de goma

¿Recuerdan las playas de Cornualles llenas de piezas de LEGO?

Bueno pues vamos a subir la apuesta.

En 1992 se perdieron en el Pacífico 28.800 patitos de goma (en realidad también había castores, ranas y tortugas). La anécdota sirvió para hacer un anuncio varios años después; pero aquí no venimos a vender coches.

Los oceanógrafos empezaron a fijarse en que los patitos tendían a tocar tierra en zonas muy concretas del planeta; así que comenzaron a hacerse estudios sobre las corrientes marinas. El accidente de los patos de goma sirvió para demostrar que un objeto flotante tarda 3 años en completar un ciclo oceánico completo. Eso, unido a las medidas de presión atmosférica, permitieron crear un modelo de predicción de deriva oceánica que establece los futuros lugares donde recalarán objetos flotantes.

Algún lugar en medio del Pacífico, 10 de enero de 1992.

La armada de los patos de goma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *