Especial Animales III – El hombre y la tierra

En la tercera entrega de nuestro Especial queríamos reflexionar sobre nuestra relación con el reino animal. Ese vínculo por la cual los sármatas cazaban con halcones y 26 siglos después nosotros le compramos al perro chubasqueros de oferta en el Primark.

Por eso hemos elegido este título para el día de hoy. Porque nada simboliza mejor ese vínculo que un señor de Burgos liderando una manada de lobos.

Y, siendo sinceros, creemos que el más fiel continuador de ese legado sólo puede ser uno:

image

Porque ser un ex KGB, presidir el país más pasado de vueltas del planeta y ocupar Crimea NO era suficiente. Además tenía que ser un flipado de los animales; un flipado DELUXE. Y claro, con eso nos gana y caemos a sus pies (con eso y con lo de Crimea, para qué vamos a engañarnos)

Entre los momentazos del Prezidyent destacamos: guiar la migración de grullas desde un ala delta; evacuar a un oso polar (y prohibir su caza en Rusia); devolver a un leopardo a la naturaleza; sacar muestras de una ballena para su estudio y supervisar/liberar un tigre siberiano (que, por cierto, luego se perdió en China y Putin quiere de vuelta).

De cosas más llanas también hay surtido: es capaz de fundir los corazones más duros con altas dosis de riquiñez y, además, rinde homenaje a uno de nuestros más reverenciados Personajes Ilustres.

Vamos, que parece un tío bastante majo.

————–

Sin embargo esa filosofía de coexistencia amistosa que tan correctamente captó el bueno de Vladimir, no siempre ha sido bien entendida.

Por ejemplo en la India, cuando el pasado septiembre Mangli Munda (de 18 años) se casó con un perro para evitar la mala suerte. Por lo visto en la aldea la tradición es desposar a las niñas con perros antes de contraer matrimonio con hombres. Y ojo que no es el único caso de matrimonios pintorescos; siguiendo las reglas de la aplastante lógica, si mantienes relaciones sexuales tienes que casarte. Aunque haya sido con una cabra en Sudán.

Lo cual en última instancia nos lleva a preguntarnos por qué existe en Wikipedia una lista de matrimonios con animales. Ah, Internet…

No obstante lo anterior -y a pesar de que aquí sabemos lo duro que es criarse en la España profunda- queremos pedirles por favor que respeten a los animales.

————–

Y hablando de criarse en lugar recónditos de la geografía…

Un predicador muere mientras demuestra los poderes de Dios con una serpiente

Minipunto para la razón y la ironía.

Pero vayamos por partes. En el sur de EEUU hay dos cosas que lo PETAN (tres si contamos el sexo entre primos): Dios y el Mountain Dew. Pero no el Dios que tenemos por aquí, que es bueno y quiere a todo el mundo (excepto a los rojos y los maricones, que a esos no).

No. El Dios del sur de EEUU es pentecostal. Y eso significa que el reino de los cielos va a llegar, pero cuando lo haga nos vamos a cagar por la pata abajo porque somos unos pecadores. Lo cual trae dos consecuencias inmediatas: primera, que esa gente hace una música de puta madre. Segunda, que tienen que poner a prueba constamente si son dignos o no de Jesús. Y ahí cobran sentido los snake handlers.

Por eso algunas pequeñas congregaciones siguen practicando los rituales de serpientes venenosas (a pesar de estar prohibidos), como forma de demostrar los poderes de Dios.

Si nos preguntan, tampoco creemos que sea forma acertada de entenderse con animales letales.

————–

Por triste que resulte, ese vínculo de hermandad entre especies -de trabajar codo con codo con nuestros colegas animales- lo tenemos en la guerra.

Y no estamos hablando de Nazis desplegando un ejército de mosquitos contra los Aliados (está claro que la mad science siempre aporta; pero en este caso no deja de ser un uso instrumental de esos malditos bichos). Hablamos de HEROÍSMO y CAMARADERÍA.

Por ejemplo de los perros de la Cruz Roja, que servían junto a los servicios médicos (de la Primera Guerra Mundial) recorriendo el campo de batalla buscando heridos:

image

(Nótese la máscara de gas perruna)

O los perros paracaidistas -entrenados en la detección de minas- que saltaron durante el desembarco de Normandía:

image

O (por aquello del más difícil todavía) los camellos bactrianos, que no sólo fueron usados por los soviéticos como transporte de provisiones sino que además nos dejan una historia pintoresca:

image

El de la foto es Kuznechik, el camello de la 308º Divisón de Fusileros del ejército rojo. Participó en la batallas de Stalingrado, la liberación de Orel, la Operación Bagration, la reconquista de Bielorrusia, la campaña de Prusia del Este y finalmente la toma de Berlín.

Efectivamente. Los rusos asaltaron Berlín con un camello.

————–

Relacionado con lo anterior, queremos destacar lo ocurrido el 1 de noviembre de 2012, cuando se hizo el curioso descubrimiento de un vestigio de esa época:

Encontrado el esqueleto de una paloma mensajera de la IIGM cargando todavía con un mensaje cifrado. Estás limpiando la chimenea y encuentras el cadáver de un héroe de guerra, cosas de la vida.

El asunto es que el mensaje es todo un misterio; así que desde entonces hay un tira y afloja entre quienes afirman haberlo descifrado y quienes opinan que es imposible hacerlo sin los libros de códigos originales.

————–

Y vamos a terminar honrando esa relación con los animalillos hablando del reconocimiento. Porque es de bien nacidos ser agradecidos:

La Medalla Dickin

La medalla es el máximo reconocimiento por servicios concedido en el Reino Unido a los animales. Se concede a todos aquellos que muestran “indiscutible nobleza o devoción al deber en sus servicios al Imperio Británico”.

Se la considera el equivalente animal de la Cruz Victoria y los condecorados son enterrados con honores militares (estando algunos de ellos en el cementerio animal de Ilford).

Uno de los primeros condecorados fue Winkie, una paloma mensajera que sobrevivó al Mar del Norte, entregando un mensaje que permitió rescatar a la tripulación de avión derribado en 1942.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *