Enlace

Aumentan los casos de focas observadas teniendo sexo con pingüinos

Ni toda la Maravilla tiene que ver con el amor ni todo el amor es maravilloso. Y, en cualquier caso, aquí no hablamos de amor -ni de Maravilla, pero no todo va a ser bueno. Esto es terrorífico y raro, pero no bueno-, sino de sexo. Sexo interespecies, como en aquel trágico acontecimiento que reseñamos cuando éramos jovenes.

Trigger warning de violación animal. Si tenemos que pecar, que sea de prudencia.

Imaginen, lectores… no, miren, no imaginen. No queremos que se pongan en el lugar de un pingüino real que sufre los avances amorosos de una foca. Un foco, vaya. Cloaca. Pene de foca. Etc.

En varios de los casos observados, después de las cópulas -pues las focas no se contentan con un coito, aparentemente-, el agresor mata y se come al pingüino. Los investigadores hablan de frustración sexual. Y aclaran que no puedes juzgar a los animales con criterios humanos:

But ascribing human motivation to these behaviors isn’t correct. “There is no animal that is made of rainbows and kisses and goodness all the way through,” Switek writes.

Desde Mundo Extraño defendemos que los pingüinos SÍ están hechos de Bondad. O no. Nos da igual. En cualquier caso, no vamos a dejar que la agresión de las focas condicione nuestra imagen de ellos.

Aumentan los casos de focas observadas teniendo sexo con pingüinos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *