Enlace

¡Se acabó el matar vascos en Islandia!

e

No hace falta que recordemos a nuestros fieles lectores la querencia de los vascos por irse lejos a cazar ballenas. Esto, que tuvo su importancia, a veces salía bien, y a veces no. Este es uno de los casos en que no: treinta y dos vascos fueron asesinados en la zona de los Fiordos del Oeste. Es verdad que el epílogo, lo que provoca que tratemos este asunto, es la derogación de la ordenanza que permitía exigía matar cuantos más vascos mejor, algo que podemos considerar un feliz acontecimiento.

Pero, pese a lo que intenten contarnos en panfletos menos rigurosos que el nuestro, la historia no es tan sencilla como treinta y dos vascos “dejándose caer por Islandia” (literal, pinchen en el enlace) y siendo masacrados por los salvajes locales.

Los vascos, que llevaban décadas cazando ballenas en Terranova y alrededores, llegaron a Islandia en 1615, y alcanzaron un acuerdo con la industria local. Todo amistoso, una relación engrasada por la valiosa grasa de ballena. Hasta que la Naturaleza -y el Libro de la Ley islandés de 1281- hicieron aparición.

Tres barcos balleneros se disponían a abandonar Islandia al final del verano, cuando una tormenta los arrojó contra las rocas. Dos de los navíos encontraron abrigo, y semanas después emprendieron el regreso a su hogar. Parte de la tripulación del otro, liderada por Martín de Villafranca, buscó refugio en la costa. Y ahí intervino la ley de los hombres: el sheriff Ari Magnússon emitió dos ordenanzas, interpretando que, según el Libro de la Ley, los náufragos eran criminales (esto no suena para nada actual, no) y era de cajón que había que matarlos cuanto antes mejor. No hubo que, como dicen en el enlace de arriba, crear una nueva ley para permitir la muerte de vascos, ni es una ley lo que se ha derogado. Fue, simplemente, una interpretación poco garantista de la ley existente en la época.

Todo esto queda atrás ahora, tras un homenaje en el que (esperamos) historiadores y políticos de ambas naciones habrán ahogado sus diferencias en hidromiel y txakoli.

¡Se acabó el matar vascos en Islandia!

Sorprendentes revelaciones sobre los no venados colmilludos

El mundo es un lugar extraño incluso para los que mantenemos esta casa, y recientemente hemos tenido noticia de que los «venados» (nos pusimos punks con Linneo y pasamos de que son artiodáctilos emparentados con los bóvidos) con colmillos de quienes os hablamos el pasado noviembre eran muy frecuentes en nuestro país en el Mioceno superior, hace unos 10 millones de años, millón de años arriba, millón de años abajo.

Concretamente, dos géneros (Micromeryx e Hispanomeryx) son muy abundantes en los yacimientos de la Comunidad de Madrid. Ambos eran más pequeños que el género que aún sobrevive en Asia, Moschus, pero muy similares en todo lo demás. El primero suele aparecer en el yacimiento de Somosaguas, y el segundo, en un yacimiento de Paracuellos del Jarama donde también se encuentran restos de Chalicotherium, al que llaman «el caballo gorila».

Seguiremos rastreando nuevas maravillas, ya estén esperando enterradas en sedimentos del Terciario, ya en nuestros propios artículos.

[Esta nota ha sido proporcionada por Ramón Carrero, nuestro corresponsal en el Mioceno.]

Vídeo

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=jBtcQ4vkRg0?feature=oembed&enablejsapi=1&origin=http://safe.txmblr.com&wmode=opaque&w=500&h=281]

En Mundo Extraño lo tenemos muy claro: si tiene que haber nobles y príncipes que se dediquen a cosas de nobles y príncipes. Si es posible, a cosas de nobles y príncipes que no impliquen daño a inocentes.

Por eso, no podemos menos que aplaudir la decisión del príncipe polaco Janek Żyliński. Este, hijo de un héroe de guerra que ayudó a salvar a seis mil judíos en 1939 tras liderar una carga de caballería contra los nazis -MAXIMUM RESPECT-, ha desafiado a Nigel Farage, reconocido racista y candidato a primer ministro británico por UKIP, a un duelo a espada en Hyde Park.

Al final del vídeo aclara que pueden sustituir el duelo por un debate en la televisión, pero parece que el cobarde Farage ha dicho que no a ambas formas de desafío. No esperábamos más de él.

P.D.: Que el príncipe Żyliński empiece su alocución mostrando una maqueta de la estatua ecuestre de oro de diez metros de su padre que va a desvelar próximamente no hace sino añadir maravilla a todo el asunto