Vídeo

https://embed.theguardian.com/embed/video/world/video/2015/jul/13/deep-sea-volcano-cluster-video

El fondo del océano entre Australia y Nueva Zelanda es plano. Eso lo sabe todo el mundo. Está a cinco kilómetros de la superficie, y es perfectamente plano.

Bueno, no.

Un barco de investigación oceanográfica australiano, el juiciosamente llamado Investigator, ha descubierto una serie de volcanes submarinos, que forman una cadena de 20 km de longitud. Ellos iban buscando colonias de larvas de langosta, pero nadie le hace ascos a un buen volcán de setecientos metros de alto y cincuenta millones de años de antigüedad, si te aparece en la pantalla así de repente.

¿Quién sabe qué otras cosas se ocultan en el fondo del Pacífico Sur?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *