Enlace

¡Continúa la guerra sucia contra los cerdos vietnamitas!

Ya advertimos de la crueldad con la que se estaban enfrentando las Autoridades Competentes a los cerdos vietnamitas en Benidorm. Nos impactó tanto esta historia de burbujismo e irresponsabilidad humana que le dedicamos parte de nuestro Anuario 2014.

Fuere cual fuese el final de esa historia*, es evidente que el problema dista de ser algo endémico de Benidorm. En la periferia de Lleida los cerdos vietnamitas abandonados por sus desaprensivos dueños al alcanzar las ocho arrobas han adoptado una exitosa y -suponemos- divertida estrategia de supervivencia: cruzarse con jabalíes silvestres. Los híbridos resultantes tienen la dureza de un jabalí y la voracidad reproductiva y gastronómica de un cerdo vietnamita, por lo que resultan prácticamente indestructibles**.

La maquinaria represiva del Estado, por supuesto, no podía permitir que este desafío durara, por lo que, utilizando como excusa el peligro que suponen para los conductores y los daños que producen en los campos, ha puesto a sus matones a acabar con los cochinos que encuentren, además de aconsejar a los cazadores que no tengan piedad con ellos.

Nuestros pensamientos están con estos animales, criados como juguetes y aniquilados como alimañas, que han superado las trampas que se les han puesto para disfrutar de una precaria libertad. Ojalá les dure.

*De hecho, no sabemos cómo acabó la saga de los cerdos vietnamitas en Benidorm, pues todos nuestros intentos de averiguar algo más se han encontrado con el Muro de Silencio de la Burocracia, en lo que no puede sino ser una conspiración.

**Licencia literaria.

¡Continúa la guerra sucia contra los cerdos vietnamitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *