Enlace

Un perro estrella el coche de un señor, y encima detienen al señor

Si intentas crear la noticia perfecta, no te sale mejor que a este joven estadounidense. Los ingredientes: vehículos rápidos, drogas, un perrete conductor, feligreses enfurecidos.

La secuencia sugerida por Reliford Cooper: el perro, que es un inconsciente, iba conduciendo el coche y lo estrelló en una zanja. Él se cayó en una marmita de alcohol y marihuana mientras huía hacia una iglesia, sabedor de que nadie creería su plausible historia.

Las consecuencias: los feligreses echaron a golpes a Cooper del templo y la policía lo detuvo, acusándolo de haber sido él el conductor y haber pensado, ofuscado por su nube de estupefacientes, que el situar a su perro al volante confundiría a la policía.

La duda: ¿hay un inocente en la cárcel y un perro culpable corriendo libre, entregado a quién sabe qué desmanes?

Un perro estrella el coche de un señor, y encima detienen al señor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *