Enlace

Roban cien mil libras en animales disecados. Incluye un chimpancé con colmillos y sombrero de copa

Roban en Londres un montón de animales disecados, y la policía dice lo siguiente: 

“This was not a random crime, the burglars had came prepared and well
equipped. This was a criminal enterprise and these thieves need to be
stopped before they commit further crimes.“

O sea, que los ladrones son unos profesionales y que podría empezar una cadena de robos de animales disecados.

Pues mira, mal no nos parece. O sea, que una peña coge un precioso chimpancé, lo mata, lo diseca FATAL y le pone un sombrero y una corbata, y los malos son los que lo roban.

No, a ver. Por partes.

Matar chimpancés: mal.

Disecar chimpancés: mal. Venga, si se hizo en el siglo XIX, lo has heredado de tu extravagante abuela, te tocó en una rifa y no sabías cómo deshacerte de él… ok. Pero es sospechoso. Y por dios, vaya desastre de dientes. Qué terror.

Ponerle sombrero de copa y corbata de despedida de soltero: FATAL. MUY MAL. O sea, no. Hay una forma correcta de que un chimpancé se maquee: que lo haga por su propia voluntad. Tú dejas la corbata y el sombrero al lado. Si se los pone, enreda con ellos, te expresa educadamente que lo ayudes con el nudo Windsor, adelante. Si luego ese chimpancé, con el que llegas a desarrollar una relación de respeto fraternal, fallece y no puedes vivir sin él y tienes que disecarlo y ponerle la corbata y el sombrero porque así vivió y así permanecerá, perfecto.

Pero es evidente que este no es el caso, porque nadie que ame a un chimpancé como un chimpancé debe ser amado lo pondría en la grotesca situación de exhibir los dientes amenazante mientras lleva ese divertido sombrero.

Concluimos, pues, que bien robados están los animales. Y que ojalá los ladrones no los vendan, sino que les den un entierro adecuado y los traten con el respeto que merecen. Nadie quiere exponerse a la ira del espíritu de un chimpancé con sombrero de copa.

Roban cien mil libras en animales disecados. Incluye un chimpancé con colmillos y sombrero de copa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *