¡Satanismo en Calpe!

Calpe, o Calp, provincia de Alicante. Lugar
de veraneo (a apenas 24 kilómetros de Benidorm). Últimos días de agosto, ideales
para aprender a bucear en las aguas cristalinas del Mediterráneo, delante del
imponente Peñón de Ifach.

Ideales también para encontrar a veinte metros de profundidad una sábana
anudada por los extremos y que contiene los siguientes objetos
:

-Un esqueleto

-Cuencos

-Bastones rotos

-Plumas de ave

-Una muñeca

Debidamente avisada la Guardia Civil, el
interés de la inmersión es ahora mucho mayor, pues donde hay un cadáver
submarino puede haber más. Y la búsqueda no decepciona. Dos nuevos cuerpos
aparecen a lo largo de los días siguientes. No parece casualidad. La Benemérita
actúa con diligencia, e informa de que en los hatillos se han encontrado los
siguientes objetos:

-Dos esqueletos

-Más cuencos

-Más plumas

-Ramitas con inscripciones

-Hojas de laurel

-Papeles

No es magra cosecha, la verdad. Pero es que
los papeles se subdividen en fotos y documentos de Hacienda, a nombre de
personas que el Instituto Armado puede certificar y certifica que tienen una
existencia real, que están vivos y que viven en Extremadura. Y en otros sitios
de poder telúrico indudablemente inferior, así que pasaremos de ellos. Los
nombres están también grabados a cuchillo en los trozos de madera hallados.

Además, los esqueletos, que se estima
fueron lanzados al agua tres días antes, tienen toda la pinta de llevar treinta
años enterrados. La trama se complica, la Guardia Civil empieza a indagar en
cementerios extremeños (“olvidados cementerios del oeste de España”,
en palabras del lírico periodista de Levante EMV; todo nuestro aprecio a este
héroe de las letras, que en diversas piezas realiza menciones nada irónicas al
“poder telúrico del Penyal de Ifach, que se alza imponente frente al
mar”. Para nosotros es el principal sospechoso, obviamente.)

Las hipótesis de trabajo, llegados a este
punto, son dos: santería o satanismo. Interviene el presidente de la Asociación
de Santería Afrocubana Española
, en unas declaraciones que vienen a ser “a
ver, chavales, no flipéis, que nosotros no vamos por ahí desenterrando cadáveres,
que eso es delito”. Habla al respecto nuestro experto legal residente:

“Pues
es un tema interesante, a día de hoy sería el art. 527 del Código Penal (delito
contra la libertad de conciencia, religiosa y el respeto a los difuntos), La
conducta se tipifica así: El que, faltando al respeto debido a la memoria de
los muertos, violare los sepulcros o sepulturas, profanare un cadáver o sus
cenizas o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o dañare las urnas
funerarias, panteones, lápidas o nichos será castigado con la pena de prisión
de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses.”

O sea, que nos queda la opción de
satanistas ladrones de cadáveres que quieren lanzar hechizos contra un señor de
Cáceres, y que para ello han recorrido España en coche con varios esqueletos,
previamente desenterrados en -esperamos- noches sin luna. Excelente.

Dos de septiembre: un buceador
encuentra otro hato
. No se atreve a sacarlo del agua, pero sí recoge una
estatua de bronce que responde a la siguiente descripción:

“Es una figura femenina muy
estilizada y que alza los brazos. En la cabeza, se aprecian unos incipientes
cuernos, lo que la emparentaría con la iconografía satánica.”

Llegados a este punto, con la opción
satánica como la más probable, hay que preguntarse: ¿el señor de Cáceres es
víctima o hechicero? ¿Se desenterró a los antepasados de una persona para
echarle un maleficio o para conjurar problemas fiscales? ¿Es esto la versión
extrema de las rondas de financiación para startups? ¿Han montado todo este tinglado,
profanación de tumbas e invocación al Señor de las Tinieblas incluida, para
pillar dinero para montar una app de descuentos en objetos de jardinería?

Seguimos atentos a la investigación de
los archimandritas y filósofos naturales de la Benemérita, mientras apretamos
los puños y suplicamos que aparezcan más paquetes satánicos, y que se trate de
auténtica Magia Negra TM y no de una llamada al Cofidis Oscuro. 

[Como añadido, la provincia de Alicante, en concreto la planta de tratamiento de residuos de Elche, ha sido también bendecida esta semana con el hallazgo de una cabeza decapitada. Excelente inicio de curso.]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *