Detienen a sacerdote ortodoxo cuando iba con cianuro en la maleta a ver a su jefe

¿Quién no ha tenido un mal día en el trabajo y vuelto a casa hecho polvo? ¿Quién no ha tenido una semana mala y deseado que su jefe se rompa una pierna? ¿Quién no ha sido sistemáticamente maltratado por el Entorno Laboral hasta empezar a acariciar complejas fantasías de venganza?

¿Quién no ha decidido llevar sus fantasías a cabo y presentarse con cianuro en el bolsillo en el hospital en el que su jefe supremo, el patriarca de la Iglesia Ortodoxa Georgiana, Ilia II, se recuperaba de una operación de vesícula? Giorgi Mamaladze, director de la sección de propiedades de dicha iglesia, ha tenido suficiente y ha actuado. Es posible que le muevan otros motivos que no sean solo el hartazgo, pero qué más da. Pensemos en lo importante: el señor de la foto iba a ser asesinado por un subordinado al que le han encontrado un puñado de armas en casa, y que previsiblemente iba vestido de forma similar.

2221

Nos gusta pensar que llevaba esta ropa en la cama del hospital.

Entre las actuaciones más populares de el casi asesinado Ilia II, está su oferta especial de bautizar personalmente a todos los bebés cuyos padres tuvieran más de dos hijos. O sea: tienes uno, nada, tienes dos, nada, pero el tercero, cuarto y siguientes son bautizados con el famosísimo giro de muñeca de Ilia II, alehop. Cómo rechazar esta oportunidad. En un país que tiene el dudoso honor de ser el segundo en haber adoptado el cristianismo (siglo IV, tremendos hipsters del tema divino), esto ha dado lugar a que nazcan porrones de niños.

Ay, Ilia, de la que te has librado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *