Tonada de agua y fuego

Todo el mundo está al tanto de que el huracán Harvey ha hundido parte de Texas bajo las aguas y la absoluta y voluntaria inoperancia del Gobierno estadounidense (ahora y siempre) ha hecho que lo que en cualquier lugar sería una tremenda catástrofe se convierta, para decenas de miles de personas, en un drama que no se resolverá en años, si es que se resuelve. Mientras esperamos que este tipo de cosas ocurran con mucha más frecuencia en un contexto de cambio climático.

59a2e69152e9e.image.jpg

Esta pinta tiene lo de Harvey.

Quizá menos gente conozca a las hormigas de fuego, una variedad de hormiga de gran tamaño que, aunque normalmente no es agresiva, puede provocar irritaciones muy molestas (y a veces letales) si te acercas demasiado a su pandilla. La expansión de estas hormigas, dicho sea de paso, puede acelerarse también con el aumento de las temperaturas.

Solenopsis.jpg

Esta pinta tienen varias hormigas de fuego de diverso tipo.

Sabemos que nuestros lectores aprecian que no llamemos a engaño ni hagamos filigranas dialécticas y narrativas. Que seamos previsibles, incluso aburridos y repartamos maravilla a domicilio con la misma fiabilidad con que el agua sale del grifo y los recibos son cargados a su cuenta corriente.

Así que nadie se sorprenderá de que la siguiente imagen sea de miles de hormigas de fuego montadas en balsas hechas de los cadáveres de sus congéneres, surcando la crecida de los ríos de Houston y aterrorizando a los que navegan las mismas aguas en busca de refugio, amigos o familiares.

DIZ0ZOfUMAIhIf8

Todo eso son hormigas que flotan y pican.

Obviamente, y dado que estamos hablando de Texas, la gente ya ha intentado quemarlas y destruirlas por diferentes medios, aunque las autoridades competentes aconsejan no acercarse y, en caso de duda, usar detergente para matarlas.

Esperamos ansiosos las imágenes de survivalistas usando sopletes y gasolina desde barcas hinchables para acabar con las hormigas. Y siendo devorados por caimanes desplazados por la inundación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *