Looney Tunes / Policías Polis

Vaya por delante que en esta casa estamos a favor del bien y en contra del mal. Preferencias que solo son superadas por nuestra querencia por la risa. Así que nos mostramos nuestro apoyo decidido a todo lo que ha llevado a que haya policías nacionales durmiendo en este barco.

El barco de los policías polis

Esto ya daría para unas risas: los polis se alojan en un barco con Piolín y Silvestre en el costado. Pero no solo están en el costado.

En la pizzería está Silvestre. Pero la pizzería no funciona porque nadie abastece el barco.

Bugs Bunny te mira comer antes de que vayas a un registro ilegal.

Puedes relajarte en la piscina de bolas cuando vuelvas a tu casa flotante tras un día atrapado en un edificio oficial. Aprovecha, que no vas a tener vacaciones en un tiempo.

En efecto, todo el barco está decorado con motivos de dibujos mucho más animados que los policías que desayunan peor que en una cafetería universitaria porque los estibadores no les abastecen.

¡Alístate y verás mundo, decían!

¡Por favor, que no termine nunca esta aventura marinopolicial!

Froilán se enfrenta al sistema

 

Felipe Juan Froilán de Marichalar y Borbón, cuarto (de momento) en la sucesión al trono de España, acalla los rumores que lo pintan como un aristócrata engreído y se presenta a su primer día de “universidad” sin mochila, bolígrafo ni cuaderno, en lo que no puede ser otra cosa que una protesta contra el peso que deben cargar los escolares habitualmente. Bien por él.

Madrid, septiembre de 2017.

Ford lleva el transhumanismo más allá

Muchas personas sueñan con vivir en la vanguardia de la humanidad, en ser los primeros que se convierten en hombres-máquina, en seres superiores capaces de pensar a la velocidad de la luz, almacenar infinidad de datos útiles, saborear el viento, ver más allá del horizonte con ojos mecánicos y, por qué no, quedarse colgados tras la instalación de un driver poco trabajado.

¿Hemos dicho driver? Vaya, qué casualidad: un conductor es exactamente el que ha experimentado lo que Ford, la empresa de los coches, entiende por fusión entre carne y metal. Esto es, disfrazar a un (sin duda brillante) ingeniero de asiento de coche y hacer que se sienta uno con la máquina que tiene debajo (y alrededor) de su cuerpo. Nos quitamos el reposacabezas sombrero.

En este artículo explican los motivos, que aparentemente son diferentes a los que nosotros pensamos. No se puede acertar siempre.

Monte en barco, atraiga el rayo

Una de las más comunes* fantasías de evasión es la de hacerse marinero y surcar los mares. Es verdad que cuando se lanza uno a una elaborada fantasía de libertad oceánica se piensa más en buscar el horizonte desde la cofa de estilizados veleros, clippers si uno es un amante de lo tradicional, que en limpiar la grasa de un pesado carguero lleno hasta los topes de osos de peluche y zapatillas fabricadas en dudosas condiciones.

Mundo Extraño viene a cambiar eso, usando para ello la ayuda de la naturaleza. ¿Qué pasaría si te dijéramos que al surcar el mar en un súpercarguero estarás contribuyendo a que CAIGAN RAYOS DEL CIELO? Cambia la cosa, ¿verdad? De grumete malpagado a, prácticamente, dios de la tormenta. Malpagado. Pero dios de la tormenta.

¿Qué de dónde nos hemos sacado esto? ¿Cómo sabes que no nos lo estamos inventando? Por favor, en Mundo Extraño nunca haríamos nada para enviar a nuestros lectores a surcar los mares sin algo de apoyo bibliográfico. En este caso, tenemos un artículo publicado en Geophysical Research Letters (pdf, aquí un resumen más comprensible).

Arriba, la cantidad de rayos por año y kilómetro cuadrado. Abajo, las emisiones de partículas de hasta 2.5 mm (del artículo citado).

Resulta que los barcos, como todos los vehículos a motor, contaminan. Emiten multitud de partículas que pasan al mar y a la atmósfera. Partículas que son muy pequeñas, más que el polvo, por lo que suben más alto y contribuyen a la formación de cristales de hielo. Estos cristales se frotan unos con otros y ¡pum! chispazos.

Efectivamente, solo te convertirás en un dios del rayo y el trueno con la intermediación de la contaminación. Pero mira, algo es algo.

Aparte de ofrecer posibilidades de trascender mediante duro y alienante trabajo, el estudio este que enlazamos sirve también para demostrar que el enmierdamiento del planeta prosigue a buen ritmo, con espectaculares consecuencias.

 

 

 

*O quizá sea cosa nuestra, que somos de secano.